La fiesta de Tardeo entre Olivos fue un “auténtico éxito”, así lo definen los asistentes que quedaron encantados con todo el evento organizado por Aires de Jaén y que se celebró el 19 de noviembre en sus instalaciones cercanas de Mengíbar. 

Finca Badenes se convirtió en el escenario para esta fiesta que se convertirá en tradición. A partir de las cinco de la tarde comenzaron a llegar los asistentes a la fiesta y los autobuses que recogieron a los participantes en la Plaza de El Corte Inglés de Jaén donde comenzó la fiesta. Una vez en Finca Badenes los asistentes podían cambiar los tickets por consumiciones que disfrutaron con música de fondo en todo momento. 

El grupo sevillano, “A tu vera”, que ha actuado en la famosa sala de Sevilla Groucho abrió el escenario con éxitos de flamenco, indie pop y salsa que hicieron que los invitados cantasen y bailasen al pie del escenario. Además, el trompetista Jesús Martínez se les sumó en el escenario con su trompeta y le dio un toquecito de salseo que gustó mucho a todo el público. 

Los córners gastronómicos triunfaron entre el público asistente, sobre todo el jamón ibérico con el cortador profesional. El plato que más gustó fue el Cubanito que llevaba rabo de toro con mahonesa y hierbabuena y que realizaron los chicos del cátering de Bailén Casa Andrés

Electroduendes Rock levantó a todo el público con su música ochentera más conocida con canciones como la “Chica de ayer” de Nacha Pop, “Escuela de calor” de los míticos Radio Futura, “Insurrección” de El último de la fila y todos los éxitos de época que tanto gustaron al público que bailó y cantó hasta dejarse la voz. 

Para cerrar la noche los fuegos artificiales y el dron del campeón de España en pilotaje de dron Ivan Merino cubrieron con su manto de luz y color todo el cielo oscuro que bañaba el mar de olivos en el que se desarrolló Tardeo entre olivos. 

En definitiva, la noche del viernes en Aires de Jaén fue un auténtico éxito y toda una experiencia para los asistentes que se despidieron con la pregunta de cuándo se podían comprar las entradas para el próximo evento de lo encantados que quedaron.