La respuesta es rápida: el aceite de oliva virgen extra no caduca

Es decir, no tiene fecha de caducidad pero sí que tiene fecha de consumo preferente. Lo que quiere decir que pasado este límite el producto puede perder las cualidades organolépticas que presentaba en el momento de su compra, y aunque haya mermado su calidad sigue siendo apto para el consumo, según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición.

Aunque depende de muchos factores que su estado sea el mejor. Ahora vamos a fijarnos en la diferencia entre caducidad y consumo preferente que en muchos casos tiende a la confusión.

La fecha de consumo preferente indica el momento hasta el cual el alimento conserva su máxima calidad. Es la fecha hasta la cual el alimento conserva todas sus propiedades.

La fecha de caducidad indica el momento hasta el cual el alimento puede consumirse de forma segura. La fecha de caducidad aparece en productos muy perecederos como por ejemplo el pescado fresco o la carne.

Pero, ¿el aceite de oliva virgen y virgen extra también se rigen por este sistema? Los AOVES no tienen fecha de caducidad, sino fecha de consumo preferente ya que no  son alimentos perecederos, tienen una larga vida y su deterioro muchas veces es acelerado debido al mal almacenamiento, principalmente.

No obstante, no todos los AOVES envejecen igual y es por ello que se tienen que tener en cuenta una serie de factores que conservarán correctamente el producto.

Un factor a tener en cuenta es el tipo de aceite de oliva, ya que una de las características que diferencian a un aceite de oliva de un virgen extra es el alto contenido en polifenoles que tiene el virgen extra. Por lo que éste tiene más cantidad de esta sustancia antioxidante y por lo tanto el plazo de conservación del zumo de oliva es a su vez mayor.

También hay diferencia cuando el AOVE se elabora a partir de aceitunas verdes ya que el nivel de polifenoles es más alto. La protección de las aceitunas en recolección temprana es superior frente a la oxidación a la del AOVE procedente de aceitunas más maduras.

El tipo de aceituna de la que se extrae el AOVE también determina cuánto tiempo se puede guardar

El tipo de aceituna de la que se extrae el aceite de oliva virgen extra también determina cuánto tiempo se puede guardar el aceite de oliva puesto que algunas variedades como la picual, por ejemplo, mantienen sus propiedades por más tiempo que otras debido a sus propiedades antioxidantes.

Por último y más importante son las condiciones de almacenamiento, los factores atmosféricos influyen mucho en la evolución del aceite de oliva. El almacenamiento tiene que ser en lugares secos y oscuros y en envases adecuados. Estos factores son importantísimos para que el producto mantenga sus propiedades el mayor tiempo posible.

Pero, ¿sabes cómo mantener tu AOVE en perfecto estado? Te damos algunos trucos y consejos para que esté como el primer día

La luz: es importante mantener el AOVE alejado de la luz ya que ésta provoca su decoloración, la formación de oxidación secundaria, pérdida de polifenoles. Por ejemplo los envases oscuros que impiden la exposición de la luz al producto serían las más favorables para la conservación del AOVE.

De igual manera, los humos y los olores también pueden afectar a la calidad del AOVE ya que el aceite de oliva virgen extra absorbe todos los olores. También el aire afecta mucho a la aceleración de la descomposición del aceite ya que se puede incrementar su tasa de oxidación y degradación térmica.

El calor también es un factor determinante puesto que debemos mantener el AOVE entre los 18 y los 24 grados. Una temperatura superior puede provocar la rancidez y aumentar los niveles de ácidos grasos libres. Por ese motivo, hay que intentar mantenerlo apartado de vitrocerámicas y focos de calor en la cocina.

En resumen, lo recomendable para mantener en buenas condiciones el AOVE es guardarlo dentro de un armario a una temperatura ambiente, ahí estará alejado de la luz, el calor, el aire y los olores con lo que conseguirás que las propiedades del aceite de oliva virgen extra se mantengan intactas durante mucho más tiempo.

Aunque como hemos dicho anteriormente depende también de la botella en la que vaya envasado el AOVE la durabilidad del mismo. Los requisitos de almacenamiento también varían dependiendo del tipo de aceite que sea, pueden ir desde los 6 meses hasta los dos años desde la fecha de la cosecha, aunque algunos AOVE Premium, como nuestra selección de Cosecha Temprana pueden alcanzar los 2 años sin que sufran degradaciones ni un ápice de su esencia.

Aceite de oliva filtrado: de 1 a 2 años, aunque si se somete a altas temperaturas o al contacto con el aire o la luz el periodo se puede reducir a la mitad.

Aceite de oliva virgen extra filtrado: De 18 meses a 2 años, siempre que las condiciones sean las adecuadas, si no podría perder su calidad en 6 meses.

Si quieres probar el aceite de oliva virgen extra de Aires de Jaén pásate por nuestra tienda online y disfruta del envío gratis de nuestros productos dentro de la Península.